cnp No hay comentarios

Los gobiernos deben asumir la responsabilidad de tomar medidas concretas y efectivas para proteger la salud de la población.

Las organizaciones difundieron un manifiesto que refleja la dimensión de las enfermedades no transmisibles. Foto: difusión.

Fuente:LR

Durante la VIII Cumbre de las Américas que se realiza en Lima, Perú, organizaciones de la sociedad civil de más de 15 países latinoamericanos se unieron para pedir a los Presidentes asistentes que asuman compromisos urgentes con la salud de la población a través de la implementación de políticas públicas que prevengan y controlen a las enfermedades no transmisibles (ENT).

En el marco de la Cumbre, las organizaciones difundieron un manifiesto que refleja la dimensión de esta problemática: las cuatro ENT principales (enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y enfermedades respiratorias crónicas) son la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte prevenible en el mundo en general y en la región de las Américas en particular. Son responsables de más de 70% de las muertes. Esta situación ha sido reconocida como uno de los principales desafíos para el desarrollo sostenible mundial en el siglo XXI. Los costos de estas enfermedades constituyen una carga importante para los presupuestos de salud y para las economías nacionales ya que estas afecciones reducen la productividad económica, sobrecargan los sistemas de salud y promueven la pobreza individual y familiar. Las organizaciones enfatizan que no es posible construir una economía sostenible si la discapacidad y las muertes prematuras por ENT siguen siendo tan elevadas y costosas para los gobiernos.

Estas enfermedades no transmisibles (ENT) causan 5,2 millones de muertes por año (2018) en las Américas y más de un tercio de ellas son defunciones prematuras antes de tener 70 años. Se estima que más de 200 millones de personas en la región viven con una de estas enfermedades, lo que implican que necesitan cuidados médicos a largo plazo y acceso a medicinas.

No se puede negar que la humanidad ha avanzado notablemente en el cuidado de la salud y han sido erradicadas enfermedades causantes de la muerte de millones de personas, pero sigue vigente el problema de prevenir y combatir las Enfermedades No Transmisibles, que hoy predominan entre las poblaciones más vulnerables.

El Manifiesto solicita a los gobiernos que asuman la responsabilidad de tomar medidas concretas y efectivas para proteger la salud de la población y disminuir el impacto de estas enfermedades. Algunas de las políticas que van en esta línea son las medidas fiscales que aumenten el precio de los productos no saludables (cigarrillos, bebidas azucaradas, alcohol, comestibles altamente procesados, entre otros), el etiquetado frontal en los alimentos a fin de que los consumidores puedan acceder a información clara, entre otras medidas.

La reunión de Alto Nivel sobre Enfermedades No-Transmisibleque se planea en las Naciones Unidas el 27 de septiembre 2018 en Nueva York requiere la presencia de presidentes de toda la región. La razón es que, para reducir estas enfermedades, es necesario que se involucren muchos diferentes sectores del gobierno. Son los presidentes lo que deben priorizar la salud de todos por encima de las ganancias económicas de algunos y dar la dirección necesaria que permita estrategias innovadoras y efectivas que nos den más salud y más vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *